jueves, 22 de junio de 2017

Hijuelas


Las hijuelas es un postre de sartén típico de Jubrique, pueblo malagueño situado en la preciosa Comarca de la Serranía de Ronda.

Se trata de un dulce especialmente ligero y suave que antiguamente se solía preparar para ocasiones especiales como bodas o bautizos.

Es indispensable para hacerlo contar con un molde metálico especial para hacer las hijuelas. Si no lo tenéis lo podéis adquirir en ferreterías o tiendas especializadas en menaje de cocina. También es importante la conservación del molde. No debemos lavarlo utilizando un estropajo porque se rallaría. Solo hay que lavarlo bajo el grifo con agua y ayudarnos de los dedos para quitar los restos de masa. Una vez seco se conserva pasándolo por un poco de aceite y envuelto en un paño de cocina.

Ingredientes:

6 huevos
Aceite de oliva virgen extra
Harina
Aceite de girasol para freir
Miel o azúcar para emborrizarlos

Comenzamos preparando la masa. Para ello ponemos los huevos en un recipiente y los batimos.

Añadimos 1/2 cascarón de huevo de aceite de oliva.


Tomamos como referencia el cascarón de un huevo al que le haremos un agujero. Incorporamos 6 cascarones de agua, es decir, un cascarón de agua por cada huevo.

Tamizamos la harina y por cada huevo añadimos 1 cucharada colmada. Batimos toda la mezcla.

Debe quedar con una consistencia ligera como la de un yogur batido.


Las hijuelas tienen un sistema muy particular de freírlas. Para ello ponemos una sartén al fuego con una buena cantidad de aceite de girasol. Ciando esté caliente metemos el molde y dejamos unos minutos.


Una vez que el molde esté bien caliente lo sacamos del aceite y metemos en la masa. Solo debemos sumergirlo en la masa hasta la mitad.


Lo pasamos al aceite para que se comience a freír mientras lo sacudimos un poco para que se desprenda la hijuela. En caso necesario nos podemos ayudar con un cuchillo.


Una vez suelta le damos la vuelta para que se dore por ambas partes.


Mientras se doran las hijuelas repetimos la operación de calentar el molde en el aceite para ir friendo por tandas.


Cuando estén listas las ponemos sobre papel de cocina para quitarles el exceso de grasa.

Después las podemos pasar por azúcar o podemos "enmielarlas" pasándolas por un poco de miel diluida en agua.

A disfrutarlas!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario